Seguro de Vida Y Ahorro

Un Seguro de Vida te da la tranquilidad de saber que nuestros seres queridos estarán protegidos si algo nos sucede. Pero ¿por qué no planificar también nuestro propio futuro? Hoy los Seguros de Vida tienen la opción de Inversión o Ahorro.

Protege a tu familia y a la vez ahorra y haz crecer tu dinero para disfrutarlo en vida. Doble tranquilidad, para una vida más plena. El tradicional seguro de vida es cada vez más completo y en los últimos años han surgido nuevas modalidades que ya no solo te permiten asegurar tu vida y la de tu familia, sino también ahorrar para algún plan a futuro, que puede ser pagar la universidad de tus hijos o un negocio familiar en el momento de tu jubilación.

En esta oportunidad, conoceremos en qué consiste el seguro con ahorro o también conocido como seguro con retorno. Un producto con el que podrás dormir tranquilo y al mismo tiempo dar pasos seguros hacia tus metas.

Protección garantizada
Todos, o casi todos, saben cómo funciona un seguro de vida. Es el contrato entre una empresa aseguradora y tú, como titular del servicio, por el cual la compañía se compromete a entregar un monto de dinero (cobertura de la póliza) a la persona o personas que hayas elegido como beneficiarios en caso te ocurra una eventualidad (una fatalidad o un accidente grave que afecte tu capacidad de trabajo).

Ahora bien, el seguro de vida con ahorro no solo te ofrece beneficios ante una eventualidad sino también cuando nada de eso haya ocurrido.

Tranquilo y confiado
En términos generales, lo que te ofrece una compañía con el seguro de vida con ahorro es acordar contigo un plazo y, si no has usado la cobertura del seguro, te entrega el dinero pactado para que lo uses en lo que desees. Esto te permite gozar de dos beneficios:

1. Si te pasa algo, tu familia tendrá la tranquilidad de un seguro.

2. Si no te sucede nada, tú dispones del dinero. En cualquier escenario, siempre estarás cubierto.

¿Qué debo considerar en el seguro de vida con ahorro?
Tú decides el número de años que quieres ahorrar. Debes tener en cuenta que, al tener un componente de ahorro, tu pago mensual es mayor que el de un seguro típico.
Como cualquier otro seguro, puedes adecuarlo a tu medida. Por ejemplo, puedes contratar una doble protección (te pagan el doble en caso de fallecimiento) o contratar un seguro garantizado.

Recuerda: Esta es una alternativa de ahorro para un objetivo futuro, pero no necesariamente debes verlo como una herramienta de inversión, al contrario debes verlo como protección e inversión.