Venta de autos podría repuntar por desconfianza en transporte publico.